Cofradia Jesus atado a la columna
barbastro
 


SEGUNDO MISTERIO DOLOROSO

LA FLAGELACIÓN DEL SEÑOR
por
Emma-Margarita R. A.-Valdés
Del libro:
"Antes que la luz de la alborada, tú, María"
 
Los azotes desgarran su figura
con la mano brutal de la injusticia,
del desprecio, del odio y la malicia
de un mundo anonadado en su hermosura.
 
Es un surco sangrante su ternura.
Esparce la semilla, la primicia
del fruto inmaculado. La sevicia
del látigo su génesis madura.
 
Se somete al martirio con valor.
Su silencio es la voz de enamorado
eximiendo al amado del castigo.
 
Atado a la columna del dolor,
el cuerpo malherido, lacerado,
es oblación de excepcional amigo.
 
Le fustigan con fuertes latigazos,
le flagelan con pesos en la cuerda.
Cesan de cuando en cuando, que no pierda
la vida por continuos cimbronazos.
 
Le arrancan piel y carne en mil pedazos
los sádicos soldados, y así muerda
su humillación, el barro le remuerda
y afirme que Satán le ató en sus lazos.
 
Pilatos sólo intenta complacer
a los que actúan alevosamente
por orgullo, codicia y vanidad.
 
No desea valerse del poder
para causar la muerte a un inocente
que insiste, torturado, en la Verdad.
 
Le despojan de humana dignidad,
amancillan su honor y su derecho
como persona libre. Y por su pecho
surge el oasis de la caridad.
 
Es enorme su celo y su bondad.
No permite en su ánimo el despecho
por lesiones y ofensas que le han hecho
y con su sangre sella su piedad.
 
Subsiste, solitario, abandonado,
su pueblo ya ha elegido a Barabbás,
y ha pedido que a Él le crucifiquen.
 
Desvalido, maltrecho, ensangrentado,
va al sacrificio, sin volverse atrás;
llegará el día en que le glorifiquen.
 

Después del prendimiento de Jesús en el Huerto, lo llevaron a casa del Sumo Sacerdote; Pedro y otro discípulo lo fueron siguiendo, y se quedaron en el atrio. Allí empezó el proceso religioso contra Jesús, que lo condenó a muerte, por reconocer que era el Mesías de Israel y por confesar que era verdadero Hijo de Dios.

Las autoridades judías no podían por sí mismas ejecutar esa sentencia; por eso, cuando amaneció, llevaron a Jesús ante el procurador romano y se lo entregaron. Pilato, al saber que Jesús era galileo y por tanto súbdito de Herodes, se lo remitió; pero éste, después de mofarse de Jesús, se lo devolvió. El relato de San Lucas nos dice que Pilato convocó a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo, y les dijo: «Me habéis traído a este hombre como alborotador del pueblo, pero yo le he interrogado delante de vosotros y no he hallado en este hombre ninguno de los delitos de que le acusáis. Ni tampoco Herodes, porque nos lo ha remitido. Nada ha hecho, pues, que merezca la muerte. Así que le castigaré y le soltaré». Toda la muchedumbre se puso a gritar a una: «¡Fuera ése, suéltanos a Barrabás!» Éste había sido encarcelado por un motín que hubo en la ciudad y por asesinato. Pilato les habló de nuevo, intentando librar a Jesús, pero ellos seguían gritando: «¡Crucifícale, crucifícale!» Por tercera vez les dijo: «Pero ¿qué mal ha hecho éste? No encuentro en él ningún delito que merezca la muerte; así que le castigaré y le soltaré». Pero ellos insistían pidiendo a grandes voces que fuera crucificado y sus gritos eran cada vez más fuertes. Finalmente, Pilato, queriendo complacer a la gente, les soltó a Barrabás, condenó a Jesús, mandó azotarle y lo entregó para que fuera crucificado.

Al sufrimiento del espíritu, tristeza, angustia y soledad de Getsemaní, siguió el dolor corporal y físico de la flagelación, en un contexto saturado de toda clase de vejaciones y desprecios. Entre los romanos, al flagelado que había sido condenado a muerte se le estimaba carente de todo derecho como persona y de toda consideración como humano, y quedaba totalmente a merced de los verdugos; a menudo se desmayaba bajo los golpes y no raramente perdía la vida. Jesús aquella noche fue de Herodes a Pilato, acabó convertido en deshecho humano, varón de dolores, como había escrito el profeta Isaías: «No tenía apariencia ni presencia; lo vimos y no tenía aspecto que pudiésemos estimar. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no lo tuvimos en cuenta».


Aunque los Evangelios no lo refieran expresamente, María, además de las referencias que le darían las personas allegadas, pudo ver a su Hijo, maltrecho y desfigurado, en alguno de sus traslados de unas a otras autoridades, y cuando Pilato lo presentó ante la muchedumbre, y cuando ésta gritó que lo crucificara. Tuvo que oír a Pilato que lo iba a castigar, que lo entregaba para que lo azotaran..., y luego ver en qué había quedado el hijo de sus entrañas. Sin duda, la espada de que le había hablado el anciano Simeón, le iba atravesando el alma.

la flagelación

                          INTENCION
Para sobreponernos a las debilidades que nos despojan de la Gracia y nos sumen en la perfidia.
A veces olvido, querido Jesús, el dolor de este sufrimiento y que este incidente, no fue sólo doloroso, sino humillante. Cada azote del látigo hizo que te contrajeras de dolor, y la mirada de los allí presentes , hizo que te sintieras "como un gusano y no como un hombre."
¿Pensabas entonces en los hombres que se despojan de la Gracia por los placeres terrenales, lo que te dio el valor para recibir otro azote del flagelo, otra herida y otro escarnio más?
¿Corrieron lágrimas de amor redentor por tus mejillas al contemplar a tantos que, despreocupados, se precipitan en la perdición?
Seguramente Jesús mío, que esta flagelación no fue redención por los pecados de la carne solamente. ¿Fueron las heridas que comenzaron a sangrar, sufridas por aquellos que rasgando los ropajes del amor se cubrieron de harapos de discordia y desobediencia?

Penitentes se autoflagelan durante la procesión de Los Picaos en San Vicente Sonsierra, La Rioja, España.

La Flagelación de Jesús
.
P. Constancio Cabezón (Cardiólogo)

Fuente: christusrex.org
LA flaGelación
LA flaGelación HOYLa_flagelacion_hoy.html